Los síntomas del mioma uterino

  • Menstruaciones dolorosas y largas

    Es uno de los síntomas más comunes. El sangrado puede ser tan abundante que empapa la compresa de sangre, incluso con coágulos, en menos de una hora. Por ello, la mujer no puede salir de casa durante los primeros días de menstruación. Algunas mujeres desarrollan anemia, que a su vez puede causar fatiga, dolores de cabeza y mareos.

  • Presión o malestar en la pelvis

    Las mujeres con grandes miomas pueden tener una sensación de pesadez o presión en la parte baja del abdomen y la pelvis. A veces, el aumento del tamaño del útero hace difícil tumbarse boca abajo, agacharse o hacer ejercicio.

  • Problemas en la vejiga

    Los miomas uterinos pueden hacer presión sobre la vejiga. El síntoma más común es la necesidad de orinar con frecuencia, lo que despierta a algunas mujeres varias veces durante la noche. En ocasiones, se experimenta en cambio una incapacidad para orinar, a pesar de notar la vejiga llena.

  • Dolor pélvico

    Se trata de uno de los síntomas del mioma uterino menos comunes, y se produce cuando este sufre una degeneración. Provoca un dolor intenso que suele localizarse en un área específica y mejora en un plazo de 2 a 4 semanas.También puede producirse dolor pélvico crónico, leve pero persistente.

  • Dolor lumbar

    Los miomas uterinos de gran tamaño, si están situados en la superficie posterior del útero, pueden hacer presión contra los músculos y los nervios de la espalda, causando dolor.

  • Presión rectal

    Si presionan el recto, pueden causar sensación de plenitud rectal, dificultad para tener una evacuación intestinal o dolor al defecar. Pueden ser también la causa de hemorroides.

  • Molestia o dolor durante las relaciones sexuales

    Los miomas pueden hacer que las relaciones sexuales resulten dolorosas e incómodas. El dolor puede ocurrir solo en ciertas posiciones o durante ciertos momentos del ciclo menstrual.

  • Aumento del volumen del abdomen

    Los miomas pueden agrandar el tamaño del útero, de forma que se trata de un síntoma que puede confundirse con un aumento de peso o un embarazo.

  • Dificultad para el embarazo y abortos

    Según la posición y tamaño de los miomas, pueden interferir en la fertilidad y ser causa de abortos de repetición.

  • Cómo se diagnostican

    El método más utilizado para diagnosticar miomas en el útero es la ecografía, a través de la vagina o de la pared abdominal. De esta forma, se puede determinar el número, la localización y su tamaño.

    Actualmente, se considera que la resonancia magnética pélvica con contraste es la mejor forma de evaluarlos, ya que permite valorar el tipo de vascularización y su relación con la cavidad uterina.

    Además, permite descartar otras patologías uterinas como la adenomiosis.

Contáctanos si deseas recibir más información:

* Campos obligatorios

Top