1. Introducción

La cirugía mediante ultrasonidos de alta intensidad (HIFU, high intensity focused ultrasound) se está introduciendo con fuerza como tratamiento alternativo a la cirugía convencional de los miomas uterinos. Múltiples estudios han demostrado que es un tratamiento efectivo y seguro, con efectos secundarios mucho menores que la miomectomía y la histerectomía, siendo además coste-efectivo. Hoy es posible ofrecer esta alternativa terapéutica a las pacientes con miomas uterinos sintomáticos.Es nuestra intención describir en este documento las bases técnicas de la cirugía por ultrasonidos, la selección preterapéutica de las pacientes, los factores limitantes y los riesgos de la terapia con ultrasonidos de alta intensidad.

Los ultrasonidos focalizados de alta energía son una nueva modalidad de tratamiento de tumores sólidos que actúan en profundidad sobre las lesiones, dañando solo un punto concreto mediante ablación térmica sin alterar el tejido circundante. Lo que hace única a esta nueva tecnología es que no es necesario introducir ningún tipo de dispositivo en el tejido a tratar siendo, por tanto, la menos invasiva de todas estas técnicas de reciente aparición.

Los ultrasonidos diagnósticos son tan ampliamente utilizados en el día a día que sería prácticamente imposible concebir la actual práctica clínica sin su existencia. Pero de hecho, en sus orígenes, el interés médico en los ultrasonidos fue para producir lesiones tisulares mediante ultrasonidos de alta energía (HIFU, high intensity focused ultrasound). Lindstrom1 y los hermanos Fry (Illinois, USA) fueron los primeros en investigar este campo en los años cincuenta. Se utilizaron para tratar pacientes con Parkinson. Posteriormente, en los años setenta y ochenta, Lizzi et al investigaron las propiedades terapéuticas de los ultrasonidos de alta intensidad en oftalmología para el tratamiento de los desprendimientos de retina y el tratamiento del glaucoma. Es en los años noventa, que la tecnología HIFU se introduce en el tratamiento de los tumores sólidos: hepatocarcinoma, cáncer de páncreas, tumores prostáticos y tumores óseos.

No es hasta los primeros años de este siglo en que se inician los estudios para el tratamiento de los miomas uterinos mediante cirugía por ultrasonidos focalizados (FUS) En la actualidad disponemos de 2 alternativas para el guiado de la cirugía con ultrasonidos, la resonancia magnética (RM FUS) o los ultrasonidos diagnósticos (USg FUS).

Contáctanos si deseas recibir más información:

* Campos obligatorios

Top